Porsche 356 BT6 Outlaw

David, dueño de éste magnífico Porsche 356b T6 del 62 siguió los impulsos de su corazón. Hace dos años, David intercambió la documentación de su Aston Martin DB7 por la del pequeño 356 en una estación de servicio de Zaragoza.

A priori, el cambio parecía poco equilibrado, pero esta sensación se fue evaporando a la misma velocidad que subían los kilómetros en los relojes del Porsche. Los primeros fueron los más complicados y aunque el coche fue restaurado en Barcelona en el año 2006, una mala carburación y un intenso olor a gasolina parecían presagiar todo lo contrario.

La preparación del 356 recuerda a las que se hacían en los años 60 en California, ciudad de origen de nuestro protagonista. Por aquella época los 75 caballos que rendía el motor boxer de cuatro cilindros, parecían pocos (en defensa del 356 diré que su peso y comportamiento eran sus mejores bazas). Actualmente el propulsor alcanza unos 100 caballos gracias a un aumento en la cilindrada. A la suspensión rebajada, en breve se unirán nuevos retrovisores y llantas que acentuarán ese aspecto de coche de carreras.

Está claro que a veces es mejor seguir los impulsos del corazón… sobre todo si está en juego uno de los coches más importantes para el automovilismo del siglo XX, precursor del Porsche 911 y mito en si mismo.

Comparte la noticia

Qué opinas?

Publicidad